Es  común en nosotros los papás, amenazar a nuestros hijos (que práctica más contradictoria), no tenemos más herramientas que manipularlos con eso que tanto quieren para lograr lo que nosotros tanto queremos.
“Si no te vistes rápido, te deja el bus y no te voy a llevar” - Los terminamos llevando.
“Si no comes, no hay postre” -Siempre les damos el postre.
“Si no te alistas, nos vamos de paseo sin ti” -Nunca los dejamos.
“Si llevas ese juguete, yo no lo voy cargar”- Lo terminamos cargando.
“Solo te puedes tomar una Pony Malta” -Les damos caca vez que se antojan.
Y así la lista es infinita, nos la pasamos haciendo advertencias que casi siempre son chantajes que no cumplimos y que manipulan a los niños. Nos atrevemos a decir que niños menores de cuatro años nos manipulan, cosa que no es posible porque no tienen esa habilidad desarrollada como nosotros, desconocemos la necesidad real de ellos en esos momentos donde nos sentimos manipulados por el llanto o la pataleta.
Ser consecuente es básicamente cumplir con lo que advertimos y para eso debemos asegurarnos de advertir cosas que sean viables para nosotros, dejar al niño de un paseo no es real (en la mayoría de las oportunidades). Esta tarea no es fácil porque no sabemos cómo llegar a serlo.
¿Cómo? me anticipo, hago acuerdos, rutinas y lo digo una sola vez, sí, ¡una sola vez!, sé que parece magia pero repetir la misma instrucción a los niños les da la idea de que no son capaces de hacerlo al primer llamado.
Ser consecuente nos ayuda a no perder la calma, las repeticiones y advertencias se agotan. 
Para esto se debe tener muy presente la edad de los niños, para los menores de siete años la repetición es fundamental (ojalá en buen tono) porque su cerebro aún se está formando.
Tips:
1.    Hacer y definir rutinas juntos, ojalá pintarlas o tomarles fotos para dejarlas en un lugar visible.
2.    Anticipar.
3.    Hacer acuerdos donde no solo prime la opinión del adulto, el niño debe sentirse involucrado.
4.    Cumplir los acuerdos.
5.    Ofrecer espacios en familia para hablar de estos acuerdos.
6.    Pensar en soluciones, hacer listas y elegir juntos.
7.    No detenerse, siempre hay opciones respetuosas para criar a nuestros hijos.

Por una maternidad sin culpa y a conciencia.
Juliana Molina
Mamá de tres
Tallerista
Certified Positive Discipline Parenting Educator & Classroom
Estudiante Gestalt Trascendente en @Prisma
Fundadora Mamás al Ataque
www.mamasalataque.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí