¿Conoce cuáles son las rutinas y comportamientos ideales para tu pequeño al momento de consumir alimentos?

 

No es necesario "embobar" a nuestros pequeños para que reciban la comida, tampoco necesitamos de los juguetes o distractores para que abran la boca. Estas son conductas y hábitos que debemos evitar en la alimentación de nuestros pequeños. Ponle el video que le encanta, esto puede ser tu mejor estrategia para que tu niño coma lo que debería, pero ¿es consciente del video increíble que está viendo? ¿O de lo que está comiendo?

Como grandes debemos orientar a nuestros pequeños y mostrarles que comer es un acto voluntario, donde ellos aprenden a hacerlo por sí solos y sin necesidad de enfocar su atención en otra actividad.

 

Seguro te ha pasado, estás comiendo y viendo televisión al tiempo, de un momento a otro y mágicamente la comida que estaba en el plato desaparece. Simplemente no te diste cuenta de qué y cuánto comías, en estos momentos podríamos comer un “balde” entero que no eres consciente de lo que haces.

Lo mismo les pasa a nuestros pequeños con las distracciones o juegos que evitan este acto voluntario y consciente de comer, llevándolos a exceder sus porciones adecuadas.

 

La mesa debe ser alegría y relajación, en el cual en torno a los alimentos tenemos un momento de satisfacción personal, social y familiar. Además, es un tiempo en el que tus pequeños experimentan con los alimentos creando con ellos una relación que les permite tener confianza para degustar y gustar. Para esto que mejor que hacer eso con una Pony Malta que acompañe alguna de sus comidas y las tuyas.

 

No existen rutinas establecidas que nos digan fácilmente si las conductas son “buenas o malas” en la mesa. Sabemos que es un momento en el que: primero, debemos llegar a acuerdos que favorezcan tanto al niño como a los padres para impactar positivamente en su alimentación, nutrición y hábitos.

 

Segundo, con paciencia lograremos orientar a nuestro pequeño, que con instinto de reconocimiento del mundo e inquieto por descubrir cosas a su alrededor, llegará el día en que aprenda que el momento de comer tiene tiempos establecidos para respetar.

 

Es natural que en cierta etapa quiera siempre levantarse de la mesa impaciente por estar en la misma actividad, y que sus sentidos lo lleven a coger el alimento y comer con la mano. Estas no son conductas negativas, es un proceso de aprendizaje que siempre deberá estar orientado por el amor de sus padres.

 

Crea siempre momentos divertidos a la hora de comer. Variar el lugar de la mesa y recrear este espacio en otro escenario en donde tu pequeño se sienta tranquilo y cómodo, una buena idea sería un picnic.

 

Enséñale siempre a programar la mente y el cuerpo al momento de comer, ese instante en el cual se pueden sentir felices generando siempre lazos fuertes y de confianza entre los alimentos y ellos mismos.

 

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí